Inicio / De Buena Tinta / Ela Calvo: la canción es mi vida (mención al jazz)

NOTICIAS

Ela Calvo: la canción es mi vida (mención al jazz)

Por: Grisel Chirino Martínez
Fecha: 2014.08.15
Fuente: Radio Cadena Habana

Muchos se enamoraron escuchando su voz en los night clubs y cabarets habaneros de los años 60  del pasado siglo.

Ella transformó notas musicales y letras de canciones en besos, caricias y abrazos. Avivó emociones al compás de un peculiar estilo interpretativo, sobrio y suave.

Devino exponente exquisita del feeling, movimiento renovador de la canción cubana que encabezaron César Portillo de la Luz y José Antonio Méndez.

A Ela Calvo la consideran deudora  de la influencia jazzística de Billy Holiday, Ella Fitzgerald y Sara Vaughan, así como de la enseñanza de Aida Diestro. Lo cierto es que integró uno de los cuartetos femeninos más emblemáticos de nuestra historia musical junto a Omara Portuondo, Elena Burke y Moraima Secada como parte de Las D’Aida.

Dueña de una voz poderosa y tierna, Ela Calvo conquistó muy pronto el amor y la admiración del público. Su carrera artística comenzó en 1952 con presentaciones en la emisora Circuito Radial Cubano y luego de un tiempo alejada del arte, reapareció en el programa televisivo Noche cubana en 1958. Desde entonces hasta hoy sigue vinculada a los escenarios demostrando la valía de las sonoridades románticas.

Luego de su regreso a los escenarios, Ela Calvo se presentó en el casino del cabaret Tropicana junto al grupo del maestro Rodolfo Pichardo. Poco después realizó actuaciones en Arcos de Cristal con Luis Carbonell, Elena Burke y el cuarteto Los Meme. De aquella etapa también se recuerda su participación en una producción en Bajo las Estrellas, donde alternó con Paulina Álvarez, Víctor Franco y Mercedes Fernández, entre otras figuras.

A partir de 1962 Ela Calvo reinó en los centros nocturnos, llevó sus elevadas condiciones artísticas a la radio y la televisión para ofrecer 3 años después su primer recital en la sala de Bellas Artes.

El triunfo definitivo en Cuba le llegó a Ela Calvo con la grabación de su primer disco de larga duración dirigido por el Niño Rivera. Aquel álbum incluyó un repertorio filinero basado en obras de César Portillo, José Antonio Méndez, Frank Domínguez y Marta Valdés, entre otros y fue muy bien recibido tanto por el público como por la crítica.

La destacada intérprete se consagró en la segunda mitad de los años 60 con sus primeras giras por el extranjero. Actuaciones en Alemania, Checoslovaquia y el Festival SOPOT de Polonia le abrieron las puerta musicales en los entonces países sociales europeos.

Ela Calvo ha hecho gala de sus dotes como vocalista mediante la interpretación de un repertorio de música variada, tanto cubana como internacional. Bolero, son y feeling están presentes en su catálogo y todo nuestro rico universo sonoro, aunque ella cubaniza todo cuanto interpreta.

Renovadora y sorprendente, al cambiar de estilo en su repertorio Ela Calvo ha logrado que alguna de las mejores agrupaciones cubanas la complementen de manera singular. Tales son los casos de sus interpretaciones junto a la orquesta de Pacho Alonso, La Aragón y hasta con la Orquesta Cubana de Música Moderna.

Ela Calvo participó de un concierto con la Orquesta Cubana de Música Moderna en el Teatro Amadeo Roldán en 1971. La presentación trascendió al mundo del disco para legarnos antológicos temas que van desde Veinte años, de María Teresa Vera y La tarde, de Sindo Garay, hasta Indestructible, de Chucho Valdés.
Igual sucedió con la orquesta Aragón cuando dejó para la posteridad hermosas versiones de clásicos como Tú mi delirio, de César Portillo de la Luz. En la década del setenta Ela Calvo continuó sus actuaciones internacionales por Chile junto a esta famosa charanga, por los países socialistas acompañada de la orquesta de Pacho Alonso, además de presentarse en solitario en distintos festivales.

Numerosas giras y presentaciones internacionales han marcado la trayectoria de Ela Calvo desde los años 80 hasta la actualidad. La cantante se ha presentado en 3 oportunidades en Angola y también en Venezuela, donde ha gozado de gran aceptación.

También se recuerdan sus actuaciones en festivales como el Lira de Oro, de Bratislava y El Hombre y el mar, en Rostovk, donde recibió el premio de interpretación y el de la canción mejor ajustada a la temática del certamen.

Ela Calvo estuvo de gira por Europa junto a la orquesta Los Van Van en 1998, y 2 años después se presentó en Colombia, España y por 2 ocasiones consecutivas en el Festival Agustín Lara, de México.

Ela Calvo también cantó en Chipre y Surinam, países muy poco frecuentados por intérpretes cubanos. Sin embargo, la barrera del idioma no ha limitado su comunicación con el público de esas naciones y sobre ello comentó:

“Siempre me he comunicado bien. He procurado tener en mi repertorio al menos una canción del país al cual visito. Y sobre todo, no dejo de hacer son en esas oportunidades. Ya sabes que más allá de la lengua de cada cual, el idioma en que mejor nos entienden en el resto del planeta, es el son”.

La actuación internacional más reciente de Ela Calvo tuvo lugar en París, ocasión en que ofreció varios conciertos como integrante del Proyecto Feeling.

A muchos puede resultarle una sorpresa, pero el repertorio inicial de Ela Calvo, no fue precisamente el feeling, sino el afro. Sin embargo, el conocimiento del bolero la convirtió muy pronto en una intérprete romántica por excelencia. En sus primeros años la cantante se preocupaba mucho por la dicción, por la forma de decir la canción y dejaba el sentimiento un poco aparte.

Pero esto se ha modificado con el tiempo, hasta colocarlo en primer lugar tal como lo asegura la intérprete: “Oigo los discos de entonces y oigo los de hoy, y me digo: Estoy cantando mejor ahora. Ha triunfado el sentimiento. Me meto completamente en la letra y en el texto de la canción”.

Aunque en el repertorio de Ela Calvo se incluye la música variada, hay un predominio de la canción romántica de todos los tiempos, marcada por el sentimiento y una adecuada comunicación con el público.

Como confesó alguna vez: “Para elegir una canción (…) pienso en el público. Después pienso en mí. Me preocupa el poderla “decir” porque si yo no la “digo”, los oyentes no la pueden recibir”.

Pese a su larga carrera, solamente tiene grabado cinco discos, siendo el más reciente Hay todavía una canción.

Intérprete de larga trayectoria, Ela Calvo integra el catálogo de Dos Gardenias y promete permanecer en el escenario hasta el final de sus días.

Así lo asegura cuando expresa: “La canción es mi vida. El tiempo que me queda por vivir, como diría Alberto Vera, se lo voy a dedicar a la canción.

A estas alturas no te puedo decir que voy a dejarla. Sería morirme al día siguiente. Yo me voy a morir en la pista”.


Regresar a noticias

Lo más leído de la semana