Inicio / De Buena Tinta / DE INTERES: ‘La La Land’, un musical a ritmo de jazz

NOTICIAS

DE INTERES: ‘La La Land’, un musical a ritmo de jazz

Por: Andrés Portero
Fecha: 2017.02.12

El swing y los estándares dominan la banda sonora creada por Justin Hurwitz, que es la máxima aspirante a los óscar, con catorce nominaciones

Quien disfrutó con /Chicago/, /Slumdog millionaire/, /Moulin Rouge/, /Mamma mia/, /Los miserables /o /Sweeney Todd/, ya tiene su película de 2017: /La La Land/. Amada y odiada, a partes iguales, esta historia filmada por Chazelle, director de la oscarizada /Whiplash /y de la
también olvidada /Guy y Madleine/ /en un banco del parque/, ha puesto de actualidad en este milenio un género, el musical, que periódicamente es recuperado aunque cuesta recordar cuándo la industria de Hollywood se ha volcado tanto con una película que arrasó en los Globos de Oro, con siete galardones, y ahora opta a nada menos que a catorce Óscar.

La historia, protagonizada por Ryan Gosling y Emma Stone, narra el romance de dos jóvenes, Sebastian (un soñador músico de jazz) y Mia (camarera aspirante a actriz), que viven un inesperado encuentro y luchan por perseguir sus sueños en la ciudad de Los Ángeles mientras se aman, pelean, cantan y bailan entre recuerdos a Stanley Donen, Robert
Wise, Coppola, /Grease/, /Calle 42/, /Corazonada/, /Cantando bajo la lluvia/, /West Side Story/, /Melodías de Broadway/…

El responsable de su banda sonora es Justin Hurwitz, autor de la música de las películas anteriores de Chazelle (su amistad germinó en la Universidad de Harvard), todas ellas relacionadas con el jazz. Él es el advenedizo que está desafiando al /establishment /de los grandes compositores cinematográficos que copan la producción en las últimas décadas, con John Williams, Hans Zimmer y Morricone al frente.

La estrella de la banda sonora es ‘City of stars’, canción interpretada por los protagonistas, Ryan Gosling y Emma Stone

Música y canciones Antes de nada, conviene rescatar el /score/ original de /La La Land/, también a la venta en Universal, que incluye la música incidental e instrumental de la película repartida en una treintena de composiciones de corta duración, de las que algunas se cuelan también en la banda sonora. Esta, más accesible, aporta como extra las canciones del filme y se muestra apta para todo tipo de oyentes. Subraya, a ritmo de jazz y de musical, un drama sobre la dificultad del amor y el cumplimiento de los sueños. Y lo hace con el olor, las imágenes y la música de origen clásico, saltando desde la espectacularidad a la sencillez absoluta, con sonido real, risas y silbidos incluidos.

/La La Land/ no aporta nada nuevo, cierto, pero sí está magníficamente filmada y su música, interpretada. Con la pasión y la devoción del auténtico fan que es su director, que ha contado con decenas de los maestros que integran una orquesta espectacular. El swing y el jazz te
atrapa desde su arranque, con la canción /Another day of sun/, interpretada de manera coral entre bailes y con la orquesta a todo trapo.

La estrella de la banda sonora es /City of stars/, canción compartida por Gosling y Stone (con sus risas incluidas y esa pregunta sobre si las estrellas “brillan solo para mí”) y que se ofrece también en versiones particulares de ambos. Musitada por él, apoyándose en un evocador piano, y susurrada y tarareada por ella, con el acompañamiento de una guitarra acústica. Ambos suenan reales y honestos, y convencen, a pesar de no contar con voces privilegiadas, también en /A lovely night./ Ella se luce también en /Someone in the crowd/ y en /Audition (the fools who dream)/.

Saxos y pianos Y las incursiones en el mundo del jazz, entre el swing y el be bop, alternando pianos y saxofones en el liderazgo, sobresalen en temas como en /Mia & Sebastian’s theme/, con cierto aire de vals; /Herman’s habit/, /Summer montage/ y, especialmente, el instrumental
/Planetarium/, quizás la cumbre del álbum, de raíces claramente clásicas y románticas.

La única pieza que compite en grandeza con ella es /Epilogue/, la otra joya orquestal de la banda sonora, que repasa aromas, ritmos y arreglos ofrecidos previamente, a modo de resumen, con una trompeta inolvidable en su puente, antes de un pasaje orquestal y coral épico e inolvidable que funciona como broche final arrebatador y conclusivo. Lo único que
sobra es la canción de John Legend, un r&b titulado/Start a fire/, con coros femeninos y que liga la historia con lo contemporáneo y asequible; lo que, precisamente, parece criticar la película a través del personaje de Gosling.

Regresar a noticias

Lo más leído de la semana

XXX Festival Jazz Plaza 2014. Concierto Roberto Fonseca Teatro Mella

Más del evento