Inicio / De Buena Tinta / DE INTERES: Música de ultramar, entre Cuba y España

NOTICIAS

DE INTERES: Música de ultramar, entre Cuba y España

Por: Ricardo Alonso Venereo
Fecha: 2017.09.30
Fuente: granma

Los músicos cubanos José María Vitier (piano), Pancho Amat (tresero), Jorge Reyes (contrabajo) y José Luis Cortés (flauta), entre otros, acompañarán a la cantante mallorquina María del Mar Bonet en una gira que dedica a sus 50 años de vida artística

Los músicos cubanos José María Vitier (piano), Pancho Amat (tresero), Jorge Reyes (contrabajo) y José Luis Cortés (flauta), entre otros, acompañarán a la cantante mallorquina María del Mar Bonet en una gira que dedica a sus 50 años de vida artística, y la cual la traerá a Cuba en enero del 2018.

Las presentaciones de su disco Ultramar tendrán lugar el 8 de octubre en el teatro Principal en Valencia; el 13 de octubre en el Gran Teatro del Liceo (Barcelona); el 15 de octubre en el Teatro Fernando Fernán Gómez, en Madrid; y el 18 de octubre en el Teatro Principal de Palma de Mallorca.

Ultramar es el disco cubano que la artista siempre quiso hacer después de recibir en el 2011 el premio Internacional Cubadisco por su volumen Bellver, con la Orquesta Sinfónica de Baleares Ciudad de Palma, del sello Picap. En el 2016, la Bonet se presentó junto a Silvio Rodríguez en una de sus giras por los barrios y ofreció un concierto en El Gato Tuerto.

Una producción entre el sello catalán Picap y Producciones Colibrí del Instituto Cubano de la Música, Ultramar, se grabó en agosto del propio año 2016, en los estudios PM Récords, de Pablo Milanés y D`Bega, en España, con la supervisión del ingeniero de sonido Carlos de la Vega. Además de los artistas antes mencionados en el CD también participan el pianista Alejandro Falcón, la cantante de música tradicional María Victoria Rodríguez, el maestro y director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba Enrique Pérez-Mesa, los jóvenes percusionistas Oliver Valdés y Eduardo Llibre, así como el guitarrista Héctor Quintana, entre
otros.

Sobre el fonograma ha dicho el periodista musical Jordi Rueda, director del sitio digital Noticias Clave, en Barcelona, España: «El álbum así titulado es una producción ambiciosa y resuelta con deslumbrante oficio y acierto artístico, que ensambla talentos, los de los portentosos músicos cubanos que han participado en su grabación y el de la cantante
mallorquina».

Viajar musicalmente del Mediterráneo a la Antilla Mayor parece, al escuchar este disco, que sea cosa fácil y quizá lo es, pero solo para una artista de gran sensibilidad, capacidad de percepción y experiencia como Bonet. Ella explica, en los textos del disco, las coincidencias
métricas entre las canciones tradicionales de su isla, que tan admirablemente ha cantado, y las del campo cubano y ha conseguido, con algunas, el nada pequeño milagro de ponerles letra tomada del cancionero popular mallorquín. En otras, ha escrito ella los textos, nuevos o
traducidos al catalán del original cubano en algún caso. Y algunas piezas son de su creación o de varios de sus colaboradores de siempre.

Homogéneo, todo el disco resulta de escucha adictiva. Para dejarse acompañar por él, sin miedo al empacho. Así, desde el primer tema, Tonada camagüeyana, hasta el último, Amor de indio, este del brasileño Beto Guedes, se suceden canciones de sabor intemporal que funden la luminosidad mediterránea con la caribeña, en una sazón instrumental que reúne aromas de ida y vuelta con naturalidad y chispea alrededor de la afinada y espléndida voz de la cantante.

Mención especial merecen las dos piezas originales de José María Vitier, Amor, traducida por María del Mar, y Danza de fin de siglo, un instrumental al que la mallorquina ha puesto letra y se ha convertido en una maravillosa canción cantada de uno de los géneros musicales, la
danza cubana, que mejor simboliza la síntesis de la música europea y la africana. Esta danza creada por Vitier reúne tradición y contemporaneidad que se han enriquecido con las palabras y la voz de Bonet, que aparece como si fuera un instrumento solista.

La cantante, quien forma parte del movimiento musical denominado la Nueva Canción, comenzó a cantar profesionalmente el 19 de noviembre de 1966, en la taberna L’Ovella Negra, situada en las proximidades de la Rambla y de la calle Tallers, en Barcelona. Desde entonces ha cultivado una exitosa carrera profesional que la ha llevado a ser, hoy por hoy, la
cantante más internacional en lengua catalana.

Regresar a noticias

Lo más leído de la semana

Concierto de Gary Sanford y Jorge Reyes e invitados.

Más del evento