Inicio / De Buena Tinta / EL CENTRO NACIONAL DE MÚSICA POPULAR. LA CASA DE LOS JAZZISTAS CUBANOS

NOTICIAS

EL CENTRO NACIONAL DE MÚSICA POPULAR. LA CASA DE LOS JAZZISTAS CUBANOS

Por: YENTSY RANGEL
Fecha: 2018.11.12
Fuente: YENTSY RANGEL

Mucha vigencia de la ponencia presentada por su autora dentro del panel Gestión comercial del jazz ¿Quién dice que el jazz no vende?en el Coloquio Internacional Jazz Plaza 2016.

Para todo aquel que se enfrenta a nuestra realidad cubana, pudiera parecer insólito cómo gran cantidad de jóvenes músicos se acercan a la escena jazzística y encuentran en ella una realización personal y profesional. Teniendo en cuenta la visibilidad mediática, no son precisamente estos músicos los que con mayor sistematicidad reconoceny persiguenlas audiencias en sus espacios de consumo. Si bien el jazz—por suelevada competencia musical—cuenta con altos índices de legitimación social, pocas veces logra resquebrajar los muros de un circuito académico, especializado o deamantes del género.Por otra parte, si solo pensamos en los espacios con los que contamos hoypara el disfrute de la música en vivo, nos adentramos en un universo complejo que está determinando no solo la estructura productiva del género, sino también algunos aspectos formales de la creación.
El Centro Nacional de Música Popular (CNMP) alberga el mayor número de jazzistas en relación a las empresas de la música del país. Atendiendo al volumen general de agrupaciones que lo integran, el jazzconstituye el 25% del total de su catálogo1, delimitando conjuntamente con la Trova, áreas específicas de proyección dentro del Centro. De ahí que la dirección de la institución se haya trazado históricamente estrategias encaminadas a crear, visibilizar y comercializar este alto por ciento de su talento artístico. Tomando en cuenta la información que he ido construyendo a partir del estudio sobre los festivales de jazz en Cuba, así como el período en el que transité como musicóloga del Departamento de Desarrollo Artístico del CNMP,2distingo el discurso institucional que ha acompañado al jazz en los últimos añostomando como referencia esta empresa de la música como entidad que habita, construye e influye en el desarrollo de la escena jazzística contemporánea.
En el Comienzo3
Como un principio básico de la naturaleza del CNMP, su dirección se auxilia para las disposiciones musicales de un Consejo Técnico Artístico4que no es más que la estructura institucional que garantiza a través del criterio de importantes músicos, directores de proyectos y especialistas, las nuevas incorporaciones a la empresa o las trasformaciones que experimentan sus agrupaciones.5 Ya sea a solicitud de algún compositor, intérprete o del Consejo de Dirección del CNMP, son evaluados proyectos que de forma particular constituyan interés para las estrategias artísticas y comerciales del catálogo.Este mecanismo se convierte en la ruta periódica que mantiene abierta las posibilidades de inserción al catálogo del Centro, ya que, solo perteneciendo a una empresa de la música, es posible comercializar legalmente la obra de cualquier agrupación musical en Cuba; por tanto, la existencia dentro de ellas se hace imprescindible en el contexto nacional.
A partir de la permanencia de los jazzistas en su seno, el CNMP ha desarrollado estrategias para diversificar los espacios de difusión y promoción de sus artistas.
Varios estudiosos coinciden en las potencialidades de los festivales de jazz como núcleo que germina la proliferación no solo de las competencias receptivas hacia el género, sino de sus propios cultores. El Festival Internacional Jazz Plaza es acogido por el CNMP a partir del vínculo que encuentra institucionalmente con muchos de los cultores del género. Su estructura es diseñada desde hace ya varios años desde el Centro que,con el paso del tiempo, ha enriquecido sus sedes oficiales y ampliado sus márgenes territoriales. Como uno de los fieles ejemplos de sus dinámicas de trabajo, el Festival Internacional Jazz Plaza es una muestra del circuito de entidades implicadas dentro de las negociaciones que actúan en la escena del jazz cubano. Más allá de los músicos, comprende a productores, periodistas, críticos, realizadores audiovisuales y radiales, comerciales institucionales e independientes, fotógrafos, diseñadores, programadores digitales, abogados y, por supuesto, las audiencias a las que va dirigido el mensaje una vez gestado.Siendo el festival de jazz más importante de la Isla, constituye una plataforma internacional del imaginario del ser jazzista en Cuba:sus proyecciones estéticas, sellos de creación, performance dentro y fuera de escenario yvisibilidad estilística, caracterizan las tendencias de la época. De ahí que elJazz Plazase convierta en incentivo para el acercamiento y proliferación de un catálogo extensivo del género dentro del CNMP.
Por otra parte, el Concurso de Jóvenes Jazzista,JoJazz, materializa de forma inmediata las expectativas de los jóvenes estudiantes egresados —en su mayoría— de las escuelas de Artes.Como estrategia institucional el CNMP promueve, como parte del premio, la inserción de agrupaciones o solistas a su catálogo. Pasando por un filtro enjundioso, como puede ser el jurado del concurso, estos jóvenes formatos comienzan a insertarse en las rutas comerciales de la escena y a “competir” en el esquema de producción que articula el género.
Certámenes como el JoJazz y el Jazz Plaza, diseñan programaciones consecuentes con el alto número de aspirantes que exigen su inserción. La dramaturgia de cada uno de los conciertos de estos eventos se define en función de la propuesta sonora de sus protagonistas, así como de forma particular, se aúnan agrupaciones provenientes de otros catálogos nacionales e invitados internacionales.
La proyección anual de los eventos de jazz —que se gestan dentro del propio CNMP— lo ubican como el mecanismo institucional idóneo para la existencia y permanencia de los jazzistas en su seno. En ambos sentidos, la misión institucional se convierte en nuclear los proyectos jazzísticos y con ellos las posibilidades de difusión y comercialización para los mismos. Vale destacar que, en este sentido, el criterio de selección no distingue estilo específico dentro del amplio espectro del jazz, sino que sus diferentes matices y tendencias amplían las posibilidades de negociación de la empresa para con sus espacios de comercialización. Sin embargo, a pesar de ser evidente el empeño institucional por fortalecer la escena jazzística, su estructura empresarial se enfrenta a dinámicas burocráticas que muchas veces invisibilizan y laceran la proyección de sus estrategias empresariales. Aqueja en alto grado la ausencia de un seguimiento a largo plazo de cada una de las estrategias, así como su repercusión en espacios legitimados y de altos niveles de recepción en los medios masivos de comunicación. Por cuanto la proyección, visibilidad y comercialización de la obra artística, en gran medida va quedando en manos de creadores, productores y manager en el decurso contemporáneo de una escena dinámica.

“Nueva Era”6
Dentro del proceso de comercialización del talento artístico, su reconocimiento para las audiencias se convierte en punto neurálgico para las negociaciones. De ahí que sean vitales acciones de divulgación del producto musical. Aquellas ideas que conducían a los jazzistas por caminos de escasa o nula difusión de su personalidad musical —entendida no solo con el hecho de resaltar sus acciones como músico, sino por el conjunto de elementos que estructuran su puesta en escena— han quedado obsoletas, dando como resultado a crueles olvidos e invisibilidad historiográfica y sonora. No se trata entonces de que le impongamos al jazz mecanismos de comunicación de otros géneros y otras audiencias, sino de articular y crear estructuras que respondan de manera específicas a sus necesidades y principios. De ahí que en nuestra actualidad muchos músicos entiendan la importancia de estas funciones que contrario al criterio erudito de la música por la música, responden directamente a las concepciones contemporáneas del consumo.
Los medios tradicionales de comunicación como la radio y la televisión disponen específicas intervenciones en su programación para promover la creación jazzística. Sin embargo, alguno de loshábilesgestores del jazz han abierto negociaciones a partir de los enfoques comunicacionales con que trabajan. Su inserción en programas musicales de perfiles generales y juveniles, programas alternativos, spot promocionales, mensajería telefónica, materiales para la difusión digital (promocionales de conciertos realizados por el propio artista), los EPK, las filiaciones con patrocinadores culturales (Habana Cultural), la diseminación de la información a partir de las redes sociales y sus mecanismos comerciales, circuitos de distribución alternativa como “el paquete”,7 entre muchos otros, apelan a una efectividad que solo queda sujeta a la inmediatez con que se garantice la difusión del producto. La calidad artística y el acompañamiento de una comunicación sistemática e inventiva, afloran como resultado un creciente aumento de las audiencias y una expansión en los escenarios de presentación.
En relación a espacios de conciertos, dentro de la ciudad de La Habana han existido históricamente dos específicos para el género: el Jazz Café y La Zorra y el Cuervo. Estos establecimientos presentan cada noche una programación fijada por ciclos, proporcionando una comercialización sistemática de los proyectos. Con la disposición de pago fijo, los músicos se enfrentan a una problemática económica relacionada con los bajos precios de los que disponen estas locaciones, logrando apenas el pago de la inversión productiva y pocas veces logran saldar sus expectativas económicas.
Estos espacios constituyen un factor influyente en los comportamientos formales de la creación.Llama la atención —luego del estudio del catálogo del CNMP— que prevalecen las agrupaciones de pequeño formato o solistas, con estructuras reiterativas que fijan las funciones de base de trío y alternan indistintamente con algunos instrumentos melódicos como la voz, los saxofones, el trombón y, de forma más ocasional, el violín o la guitarra. Respondiendo a colectivos promedios de cuatro integrantes, los músicos han escogido una vía de negociación entre la creación, los espacios y los precios de su comercialización, teniendo en cuenta que, de forma casual e influidos también por las condicionantes económicas, estos formatos se amplían, por ejemplo, el proyecto Madre Tierra de Michel Herrera.
A pesar de estas incongruencias sobre el valor del servicio, el Jazz Café y La Zorra y el Cuervo son esenciales para la escena jazzística, no solo por su legado histórico, sino por su sistematicidad y permanencia en el ambiente sonoro nocturno habanero. Ambos proporcionan una propuesta única en su tipo y han sido partícipes del nacimiento de nuevos proyectos y estilos, génesis de festivales (Mujeres en el jazz), así como sede colateral del ya mencionado Festival Internacional Jazz Plaza.
Tomando en cuenta esta realidad, la apertura del jazz a otras locaciones poco esquematizadas por el género ha sido crucial en función de aumentar su acceso a las audiencias. En este sentido se han imbricado diversas instituciones para articular los medios de producción. Irrumpen peñas como las del Pabellón Cuba de La Habana y las sedes de la AHS en las provincias del país (Santa Clara y Holguín) donde priman los jóvenes exponentes del género, estudiantes y egresados de la enseñanza artística, instrumentistas premiados o reconocidos eventualmente en certámenes y concursos. Sesiones de conciertos en espacios caracterizados como el Café Miramar,que mantuvo por varios años una programación jazzística, y la Fábrica de Arte Cubano que en la actualidad resalta como atractivo para artistas y públicos.
Como otros espacios que se articulan de manera eventual, la sala de Conciertos del Museo Nacional de Bellas Artes constituye el ámbito escogido por los jazzistas para celebrar aniversarios, lanzamientos de discos o conciertos de especial singularidad, así como Los Jardines de Teatro Mella, realizan una propuesta intencionada por CNMP a partir de la programación especial que mensualmente distinguena los jóvenes jazzistas de la escena.Por otra parte, en el empeño de desarticular ideas preconcebidas en el acercamiento de un mayor público al género, disímiles agrupaciones han logrado insertarse en los escenarios centrales de ferias como la del Libro (febrero) y la de Artesanía que promueve el Fondo Cubano de Bienes Culturales (julio y agosto) en el Pabellón Cuba de La Habana.8Estos espacios, que constituyen una oferta asequible en términos económicos, son destinados a un público heterogéneo y generan un alto poder de convocatoria.
En este sentido resalto dos estrategias exitosas fuera de La Habana, las cuales expanden sus incentivos hacia todo el país. En primer lugar, el día del jazz en El Mejunje de Santa Clara. Este centro cultural que distingue un día de la semana para cada corriente estética musical específica, ha dispuesto una noche para la escena del jazz. Su programación sistemática se consolida a partir de los músicos y agrupaciones villaclareñas, y se insertan con asiduidad músicos de la capital y otras regiones del país. Este espacio es único en su tipo, por aportar de manera semanal una oferta que se corresponde con los estándares económicos nacionales de la población.
En otro sentido y diferenciando su concepción comercial del anterior, el Iris Jazz Club de Santiago de Cuba, alcanza en nuestros días una alta estima social haciéndose protagonista del universo sonoro santiaguero y convirtiéndose en una de las sedes del Jazz Plaza en la sede santiaguera.
Con las ansias de dar a conocer sus jazzistas a lo largo de todo el país, el CNMP junto al ICM, ha desarrollado un esquema de giras e inserción de sus agrupaciones en festivales nacionales que logra visibilizar las propuestas más emblemáticas y novedosas del jazz contemporáneo. Por solo mencionar algunos ejemplos, señalo el circuito Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey, Ciego de Ávila, Villa Clara, que protagonizaron las giras de los proyectosde Michel Herrera, Sexto Sentido, Miguel Núñez, Alejandro Falcón, Luna Manzanares y Eduardo Sandoval en 2014, así como su presencia en festivales nacionales como Amigos del Jazz en Santiago de Cuba, Romerías de Mayo en Holguín, Música alternativa en Cienfuegos, entre otros.

Ultima Noticia9
Cerrando estas líneas, diría que no se trata de imponer una comparación con uno u otro género en Cuba, ya que todos transitan por mecanismo de producción, organización, gestión y consumo de disímiles naturalezas. Mucho menos creo en las imposiciones utópicas que pretenden convertir a músicos de jazz en la ofensiva mediática de géneros populares de moda. La era moderna exige una continua actualización de los modos en los que se construye, promueve y se adquiere un producto, criterio que se hace extensivo tanto a creadores como a las instituciones que los acogen. De modo tal que la inmediatez en la industria contemporánea suele ser cardinal para el manejo de la información y su utilidad en las acciones productivas, por cuanto en la medida que las instituciones logren ser más rápidas y eficientes, conquistarán mayores escenarios.
El poder de inventiva que ha desarrollado el CNMP para la visibilidad de sus jazzistas, constituye un acercamiento al arduo camino que exige una escena que se reinventa —como en sus composiciones— una y otra vez.Todavía quedan pendientes cruciales peldaños como la comercialización internacional sistemática, los nexos con otros grandes festivales y escenarios jazzísticos y el enlace entre las discográficas y modos de producción fonográficas alternativos en relación con la comercialización de la música en vivo dentro y fuera de Cuba. Las asociaciones con otras entidades institucionales que, con el mismo afán de promover la creación jazzística, producen y abren espacios a la creación.La inserción sistémica dentro de la enseñanza artística, el despliegue de una escena virtual, así como el comercio digital y el manejo de sponsors y patrocinios.
Por otra parte, en justa medida recae en nuestras reflexiones un peso crucial a la figura del manager o representante que debe prever y diseñar las acciones de su propuesta y no levitar con complacencia ante la responsabilidad institucional. Percibo —desde mis funciones como músico—la realidad con la que discursa el Doctor en Economía Johanne Abreu en su publicación ¿Músico o empresario? del sello editorial CIDMUC, al dialogar con las negociaciones que hacen del músico de hoy un empresario potencial, en muchos casos materializado. Los estancos en las estructuras de las funciones de cada uno de los actores de la escena, justamente pueden ser dinamitados y rediseñados en función de sus expectativas.
El jazz, que ha tenido desde sus inicios un criterio inclusivo, se esboza como nexo estilístico que irrumpeen disímiles espacios de creación. Su atractiva comercialización es posible en la medida en que seamos capaces de crear estrategias en diálogo con sus necesidades de representación. De modo que,como gestores comerciales y decisores en la política cultural del país, las empresas deben responder ante el discurso cosmopolita y cambiante de nuestra modernidad. 

Anexo:
Agrupaciones
Notas
1. Aire de Concierto
Dirige Janio Abreu
2. Albertico Lescay y Proyecto Formas
Esta agrupación nace en Santiago de Cuba y luego se traslada a La Habana
3. Alexis Bosch y Proyecto de Jazz Cubano

4. Alfred Thompson y Caribbean Ensemble

5. Bellita y suJazztumbatá
Creadora del Festival Mujeres en el Jazz
6. Carlos Miyares Cuban Quintet

7. Cause
Dirige José Portillo
8. Claroscuro
Dirige Alejandro Falcón
9. Camino de Santiago
Dirige
10. Cuban Evolución. 
Dirige YoandyArgudín
11. DayméArocena

12. Diákara
Dirige el Maestro Oscar Valdés
13. Eclipse Cubano
Dirige José L. Hernández (Chewi)
14. Eduardo Sandoval y Habana Jazz

15. El Trombón de Santa Amalia
Dirige Juan Carlos Marín
16. Emir Santa Cruz

17. Experimental Jazz.
Dirige Delvis Ponce
18. Gala Mayor
Dirige Alejandro Mayor
19. HermanosArango
Dirige Feliciano Arango
20. Jorge Reyes

21. José Miguel Crego (El Greco)

22. Joven Jazz Band10
Dirige el Maestro Joaquín Betancourt
23. Joven Jazz
Dirige Michel Herrera
24. Kono y los chicos de Cuba
Dirige HaruhikoKono
25. Kevin Barreto

26. Leyanis Valdés

27. Maraca
Dirige Orlando Valle (Maraca)
28. Miguel Núñez

29. Momo

30. Natural Trío
Dirige Emilio Martiní
31. Oliver Valdés

32. Open Mind
Dirige Alain Ladrón de Guevara
33. Pentajazz

34. Peruchín y Jazz tradicional
Dirige Rodolfo Argudín (Peruchín)
35. Proyecto X.
Dirige Jessie Valdés
36. Real Projet
Dirige Ruly Herrera
37. Roberto Fonseca y Temperamento

38. Rolando Luna

39. SextoSentido
Dirige Yudelkis Lafuente
40. Tklas
Dirige Tamara Castañeda
41. Trío Salvaje.
Dirige Roberto Carcassés
42. William Roblejo Trío

43. Yanet Hernández Valdés

44. Yissy García y Bandancha

45. Zule Guerra y Blues de Habana

Inserciones eventuales de agrupaciones pertenecientes a otras empresas
46. Maracujazz
Primer vínculo institucional Centro Provincial de la Música de Camagüey “Jorge Luis Betancourt”
47. DegnisCarbò
Primer vínculo institucional Empresa Provincial Comercializadora de la Música y los Espectáculos “Antonio María Romeu” La Habana
48. Harold López Nussa
Primer vínculo institucional Centro Nacional de la Música de Concierto
49. César López y Habana Ensemble
Primer vínculo institucional Centro Nacional de la Música de Concierto
50. MagicSaxQuartet
Primer vínculo institucional Empresa Provincial Comercializadora de la Música y los Espectáculos “Miguel Matamoros” Santiago de Cuba


1Ver en Anexo. Tabla que expone las agrupaciones de jazz del catálogo del CNMP
2Cumpliendo con mi etapa de Servicio Social, me desempeñé dentro del Departamento de Desarrollo Artístico del Centro Nacional de Música Popular, primeramente, como musicóloga y más tarde como su subdirectora. Esta etapa corresponde al período entre septiembre de 2013 y mayo de 2016.
3Primer álbum de Temperamento correspondiente al año 1998. Esta agrupación es dirigida por el pianista y compositor Roberto Fonseca considerado en la actualidad uno de los músicos más visibles en el ámbito internacional. Es una de las agrupaciones que proviene de otra empresa de la música y se traslada al catálogo del Centro a partir de las estrategias que este diseña en función de la escena jazzística.  Desde la edición 32 del Festival Internacional Jazz Plaza, asumió la responsabilidad de presidente de la sede en Santiago de Cuba y su gestión internacional ha permitido las presentaciones de músicos internacionales dentro del Festival.
4El Consejo Técnico Artístico (CTA) es propuesto por la dirección del CNMP al Departamento de Desarrollo Artístico del Instituto Cubano de la Música (ICM), el cual a través de su Vicepresidencia aprueba o modifica sus integrantes. Esta estructura garantiza y auxilia el buen funcionamiento técnico artístico de las agrupaciones del Centro, así como integra, audiciones, programaciones de festivales, conciertos especiales, jurados de evaluaciones y eventoscomoCubadisco. La disposición del CTA se actualiza todos los años, distinguiéndolo en los últimos años, la incorporación de jóvenes jazzistas.
5Cuando hablo de transformaciones me refiero a cambios en la estructura organológica del formato musical, cambios de estilo o inserción de músicos que no provengan del sistema de enseñanza artística.
6Nombre del primer disco en solitario de la vocalista DayméArocena bajo la producción de Havana Cultura y el sello BrownswoodRecordings 2015. Es catalogada hoy entre las mejores y noveles cantantes del género en la Isla. Como artista exclusiva de BrownswoodRecordings, su obra ha sido reconocida en espacios de difusión de Latinoamérica y Estados Unidos, a partir de una intensa estrategia promocional.
7Estructura de información digital, que reúne contenidos de entretenimiento y culturales. Se distribuye de forma alternativa y accede a todo el país.
8En la feria Arte en La Rampa que promueve el Fondo Cubano de Bienes Culturales en el Pabellón Cuba (julio y agosto), además de los conciertos en el escenario central, se llevan a cabo las peñas de jazz en el área de La Pérgola.
9Nombre del Primer fonograma de Yissy García2015. Catalogada entre las mejores percusionistas del país, ha realizado varias giras internacionales y ha sido reconocida con premios internacionales y nacionales. Este disco es el primero en explotar en Cuba modernas estrategias de producción como el crowdfunding y la labor que comprende desde el managmentresalta dentro de la escena jazzística cubana.
10Esta agrupación ha formado gran parte delos jóvenes jazzistas cubanos. Teniendo en cuenta los espacios comerciales de presentación en vivo del género, se hace complejo la inserción de una agrupación de gran formato, por cuanto la Institución potencia su labor profesional a partir de programaciones espaciales y eventos. Ha realizado varias producciones discográficas con el sello discográfico Colibrí.
---------------

------------------------------------------------------------

---------------

------------------------------------------------------------

Rangel Yentsy1



Regresar a noticias

Lo más leído de la semana